Los nuevos rumbos siempre son buenos rumbos

nuevos rumbos

En todas las charlas que he dado a emprendedores, siempre pondero el valor del “hacer” en vez del “decir”.

Vivimos en un país lleno de opinadores, donde todos sabemos a ciencia cierta qué es lo que el otro debería hacer y/o decir.

Emprender es un acto de fe. Principalmente en uno mismo. Sin eso, el proyecto (por más bueno que sea en una hoja de papel) no tiene futuro. Y uno puede emprender haciendo lo que sea, en cualquier rubro, dentro de una empresa o fuera de ella. Es una forma de ser, de vivir la vida. O te quedás sentado, quejándote por la mala suerte que tuviste o te parás y caminás tu camino. Continue reading