Pecha Kucha tiene ese no se qué, ¿viste?

Pecha KuchaHace poco me tocó participar en un Pecha Kucha, Fue una gran experiencia. Sobre todo porque, a diferencia de cualquier tipo de charla que di en mi vida, esta tiene una particularidad: una vez que empieza, las fotos pasan “solas” cada 20 segundos. No hay forma de controlarlas. Entonces hay dos opciones: 1) elegir fotos “genéricas” y así la charla fluye sin complicaciones o 2) elegir fotos que acompañen el texto, obligando así al expositor a ensayar mucho (muchísimo debo decir) para que el texto tenga correlato con lo que el público ve en esa pantalla gigante.
Continue reading