hey iPhone, no me autocorrijas

Image
A riesgo de sonar este post como una suerte de poesía y/o tango, el iPhone tiende a corregir cada cosa que escribo. Muchos de ustedes me sugerirán que apague tal opción del teléfono pero, aunque no lo crean, me resulta muy útil.

Es entonces cuando me enfrento al dilema del gataflorismo en su máxima expresión. Busqué solución pero todos me ofrecían hacer un reset total del diccionario que el iPhone va creando con la aceptación (o no) de las autocorrecciones.

Es una solución, obvio, drástica. Final.

Entonces no me resigné. De alguna forma debería yo poder reprogramar el teléfono y enseñarle lo que, vaya a saber uno por qué, aprendió mal.

Intenté de todo y nada funcionó. “Tiene que existir un algoritmo” pensaba.

Así como mi amigo Daniel Rabinovich tiene sus… ¿locuras? y escribe sobre ello sin ponerse colorado, yo tengo las mías.

Quiero decirles que, después de un tiempo de prueba y error (no voy a revelar el dato exacto de mi inversión temporal al descubrimiento) tengo la fórmula.

Es muy simple: el iPhone sugiere un número limitado de veces reemplazar una palabra que él cree que se está escribiendo en forma equivocada. Hasta que se cansa y acepta que, quizás, el equivocado es él. Es entonces cuando decide olvidar el pasado (claramente no es un rencoroso y/o nostálgico) y aprender.

El desafío era (pues entonces) encontrar ese número. La cantidad de veces en la que el iPhone sugiere es… OCHO. Esto quiere decir que si el teléfono sugiere 8 veces una corrección y ustedes no la aceptan (presionando la “x” de la sugerencia), la novena vez que escriban la palabra, el diccionario no sugerirá nada.

Hagan la prueba: abran un mail (por ejemplo) y escriban una palabra. Cuando el diccionario sugiera un cambio, no lo acepten. Luego, en el mismo momento, vuelvan a escribirla y (una vez más) no realicen el cambio que el iPhone sugiera. Repitan este procedimiento y verán que la novena vez, el iPhone (vencido y en silencio) no les hará ninguna sugerencia.

Ahora estoy abocado a mi nuevo desafío: probar que mi mujer también tiene un número limitado, finito y cercano de veces en la que sugiera que veamos su serie de televisión favorita y acepte mi “no” como respuesta.

One thought on “hey iPhone, no me autocorrijas

  1. Pingback: Week-Log.469

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s