5 ingredientes para una receta que no siempre sale bien

¿Qué es lo que hace que un emprendimiento sea exitoso? Nadie puede darte una receta. Porque, sencillamente, no existe. Lo mismo pasa con las dietas: hay gente que te dice mas o menos lo que puede funcionar pero, al final, siempre depende del que la hace. A esta altura de la civilización moderna todos sabemos lo que se puede comer (o no)

Así las cosas, entiendo que hay factores que siempre tienen que existir (como en las dietas) para que las chances aumenten:

1) el equipo
es complicado armar un equipo competitivo. Sobre todo cuando se empieza un emprendimiento donde la plata, precisamente, no sobra. Pero si hay un ítem donde hay que poner muchas fichas es en el armado del equipo. Porque es el que va a ayudar a que la aventura sea exitosa. No hace falta que sean 40 personas. Hace falta que tengan las ganas y apoyen al proyecto. Sin eso, no vale la pena.

2) no hay jefes para preguntar, buscate socios para convencer
siempre escucho que lo bueno de emprender es que “uno es su propio jefe”. Eso es cierto pero también hay que saber manejar esa presión. El “todo depende de vos” es, a la vez, una ventaja y una desventaja. Por eso mi consejo es buscar al menos un socio. Para compartir el camino, para encerrarse y gritar juntos. Siempre es mejor subirse a la montaña rusa acompañado.

3) la familia
antes hablé de no caminar solo. Ahora hago un apartado para la familia. Es imprescindible que la familia apoye porque van a venir tiempos tumultuosos. No hace falta que sepan exactamente de qué se trata el proyecto, alcanza que tengan la paciencia para seguirnos en un camino que no entienden y que, obviamente, los asusta (casi tanto como a nosotros)

4) burocracia cero
eso es bueno y malo al mismo tiempo. Depende de vos hacer que tu empresa (por más grande o chica que sea) sea dinámica. Los startups (sobre todo) deben tener una velocidad en la ejecución que no admite retrasos por burocracias internas que no sirven para nada. Velocidad y precisión.

5) poder cambiar el rumbo
tener la capacidad de mover el timon cuando hace falta es una de la mejores habilidades que un emprendedor debe tener. Si algo falla o simplemente no funciona, cambiar es la solución. El timing para hacerlo en el momento justo es el valor agregado que te va a hacer único. El mismo timing que le faltó al capitán del Titanic.

Esto no es un decálogo del “yo era un infeliz, hasta que seguí los pasos de Max y ahora la vida me sonríe”. Pero créanme que hay cosas que están buenas saberlas de antemano. Después, como siempre, depende de cada uno.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s