La indemnización o la vida

la indemnizacion o la vida

¿Cuántas veces estuviste a punto de irte de tu trabajo y pensaste “no… no les voy a regalar mi indemnización a estos”?

Esa pregunta me estuvo rebotando en mi cabeza durante mucho tiempo y en algún momento me encontré frenado solamente por la sola sensación de no perder esa zanahoria que mantiene atados a tantos a sus asientos de diseño con tal de no perderlo.

Y ese pensamiento hace que, de a poco, cada uno de los que esperan se achaten, se planchen… quedan suspendidos, haciendo todos los días lo mismo sin pensar. Sin evaluar si está bien o está mal. Dejando pasar las horas jugando al solitario o charlando en los pasillos, completando informes que no dicen nada porque nadie los va a leer.

Del lado corporativo (a veces) la antigüedad de algunos empleados hace que las empresas prefieran mantenerlos que despedirlos y así “ahorran” la erogación final contra el taxi frenado con el reloj corriendo que significa contar con una persona que no hace lo que tiene que hacer y, además, es infeliz.

¿Hay solución a este dilema?

El día que me comencé a preguntar esto último me dí cuenta de que realmente existe una solución. Que sí hay una luz al final del tunel.

Pero también descubrí que, para llegar a esa luz, hay que saltar un gran obstáculo: dejar de mentir. Sobre todo a mi mismo. Entonces las excusas como “tengo hijos” o “es mi plata, son mis ahorros” no las pude usar más y todo tomó sentido.

Mi carrera corporativa viró hacia otro lado y me encontré armando mi propia empresa, con mis propias ideas (y las de mi socio) y mis propias “políticas corporativas”: pasarla bien, trabajar contento, construir y progresar.

Ojo: yo no pateé el tablero. Yo no me tiré a la pileta. Esas metáforas se las dejo a los libros de autoayuda (que solamente autoayudan a los autores, que ganan millones diciendo qué hacer pero sin hacerlo).

A mi me gusta (si de escribir metáforas se trata) la analogía del trapecista. El tipo se balancea y decide cuando saltar hacia el otro trapecio. ¿Hay riesgo? Hay riesgo. Pero depende de él. Del timming, de la fuerza, de la coordinación, de la determinación.

Conozco a alguien que siempre repite: “No guts, no glory”. Vale para el trapecista pero vale también para todos nosotros.

El tiempo dirá si hice bien. Más adelante sabremos si valió la pena. Yo la zanahoria la como en la ensalada.

Max

posdata: ¿se dieron cuenta de que siempre se habla de la “carrera”? mi recomendación es no correr. No hay necesidad de ganarle siempre a alguien. Es mejor una linda caminata, sin quedarse parado, pero sin correr a lo loco. Alcanza con llegar. Vas caminando y podés ver el paisaje, disfrutar. Avanzar pero disfrutando. En eso estoy.

40 thoughts on “La indemnización o la vida

  1. Mi gran amigo. Me encanto la metáfora del trapecista.
    La verdad es que como todos lo pense y me di cuenta que con esa estrategia se pierden 3 cosas. Tiempo, dinero y prestigio. Depende mucho el trabajo, pero cuando “te tiras a chanta” es probable que ganes menos dinero, o que ganes menos dinero del que podrias estar ganando que le dediques todas las pilas. Si en tu trabajo fuiste bueno, no te van a echar asi porque si. Esto es muy variable, pero si realmente fuiste bueno en tu trabajo, minimo minimo 6 meses van a estar para echarte. Ademas al buen trabajador porque mas que este desganado y se este haciendo el artista para que lo echen, a veces les sale solo trabajar y hacer bien las cosas! Eso prolonga el periodo. Asi que el se esta frotando las manos por un sueldo por año, que saque la cuenta cuanta plata esta perdiendo todos los meses.
    Pero lo mas importante es el prestigio, eso es una parte de la persona, tiene casi el mismo valor que una pierna! Asi que estos muchachos que quieran estar “en carrera” como bien dijiste, rengos van a tardar mucho mas!😉
    Grande Max!

  2. Max, muy bueno el post. Realmente como decis vale la pena salir de la silla y comenzar a caminar.

    Todo lo demás es cuestión de fuerza personal y del apoyo de los que te rodean.

    Saludos

    • Gracias Pedro ! El esfuerzo es lo que hace que te levantes cada mañana sabiendo que estás haciendo lo que te gusta. Estés donde estés. Y eso es lo que importa, after all

    • Puede ser. Pero pensá que no siempre la sensación de “ganarle” al tiempo es irse de mambo. Lo que creo es que está bueno hacer lo que tenés ganas. Si tenés ganas de trabajar en una empresa, 10 puntos. Hasta que no tengas más ganas. Quedarse solamente porque tenés antigüedad, es quedarse antiguo.

  3. Excelente resumen de como vivir bien pero bien mal o vivir feliz. Lo importante no es solo hacerlo por lo propio si no que eso que haces cada dia sea tu hobby, asi en realidad no trabajas… hobbyias.

    • Que cierto lo que decís ! Me gustó el concepto “hobbyias”. Lo voy a adoptar porque lo practico. Un pensamiento genial. Gracias por compartirlo.

  4. Todo muy lindo si tenes el billetin para comer. Es facil ser emprendedor teniendo casa, auto y muuuchos “contactos.”
    [comentario editado por el autor]

    • Estimado Christian: veo tu mensaje y noto varias cosas raras. En principio no firmás con tu nombre verdadero y eso ya tiñe de un color extraño lo demás. Tengo casa, tengo auto y tengo contactos (lo del billetín para comer lo podemos discutir). Sin embargo, aún teniendo lo anterior (que me lo gané trabajando, nadie me regaló nada lamentablemente) conozco muchos que prefieren quedarse en sus pupitres. OJO: hay mucha gente que está feliz en las empresas, trabajando en el mundo corporativo. Y eso no está mal. Lo feo es cuando alguien quiere moverse y no lo hace solamente para poder llevarse la indemnización.

      De todas formas me parece que estás equivocado con minimizar la situación. Quizás por eso nombrás a gente que no tiene nada que ver con esto (y que borré de tu comentario) y te escondés atrás de un nombre falso.

  5. Max , simplemente excelente! 13 años en una empresa validan cada una de tus palabras. Hoy creo que lo mejor siempre esta por venir!

  6. Me gustó, Maxi. ¿Te acordás del almuerzo en La Dorita cuando hablamos del paso que pensabas dar y donde también dijimos que una cosa no tiene por qué quitar la otra? ¡Estábamos en lo cierto y al final ambas cosas se dieron juntas!

  7. Está muy bien narrado el post, Max. Lo que describís es el eterno dilema entre la inercia a seguir haciendo lo mismo aún cuando no nos cierre y enfrentarnos a la incertidumbre de salir a buscar lo que queremos. Muy bueno!

    • Muchas gracias Santi ! Ese es el dilema al que nos enfrentamos todos los que hemos trabajado en el mundo corporativo y que (en algún momento) se nos presenta la posibilidad o simplemente la idea de hacer algo distinto. ¿no?

  8. muy bueno max! Espero finalmente ir a reirme con mi mujer al teatro y conocernos personalmente. Mas alla de eso, es muy cierto lo que mencionas.
    Tambien creo que hay personalidades, que eso no lo veo mucho en tu post.
    Personalidades que se sienten “atadas” en corporaciones y otras que no sienten en eso peso.
    Yo creo que lo fundamental en esto es no quedarse parado. No creo que sea “no te gusta, emprende!”. Mas bien, estas estancada? Cambia! Movete! Busca laburo, trata de cambiar lo que puedas dentro de tu corporacion! O sí, buscá un negocio que te guste y hacelo tuyo!
    Esto del quedarse parado trae un achatamiento, una mediocridad, dificil de levantar cuanto mas tiempo pasa.
    Te mando un gran abrazo!

    molmi

    • De acuerdo, Martín. Ojo que yo no planteo que “hay que irse” si o si. Lo que digo es que hay que hacer lo que uno tenga ganas de hacer. Adentro o afuera. Arriba o abajo. Pero no quedarse quieto, moverse. Es lo mejor que se puede hacer. Yo trabajé muchos años (casi 15) en corporaciones y mucho de ese tiempo lo pasé muy bien.

  9. Me gustaría preguntarte hasta qué edad trabajaste en el mundo corporativo, qué obtuviste del mismo (ya que parte de tu mundo corporativo seguro te dio herramientas para el salto, no es asi?) y cuál fue tu primer emprendimiento al salto.

    Saludos y buen post!

    • Hola Marcelo ! trabajé hasta el año pasado (38 años). Obtuve de todo: experiencia, contactos, amigos, enemigos y herramientas para dar el salto. Tal como lo planteás vos. Pero también me dió la certeza de que no debía quedarme estancado y avanzar. Y me quedo con eso. Yo elegí fundar Emerging Cast. Pero también es válido quedarse y avanzar internamente si es lo que cada uno quiere. Lo que seguro no hay que hacer es sentarse y esperar. Te mando un abrazo

  10. Uy como te entiendo Max!! Yo pase por lo mismo, trabaje 14 años en corporaciones y en e 2007 me anime y luego de 3 años no me arrepiento en lo mas minimo, fue una de las mejores decisiones que tome en mi vida.

    Excelente post amigazo!

  11. Muy pero muy buen post. A mí particularmente me hubiera venido bien hace unos años, je. Particularmente sí pateé el tablero (o me tiré a la pileta) y es exactamente como lo dijiste: sólo le funciona a los escritores de libros (o a algunos suertudos).

    Por suerte luego hice “la gran trampolín” (podemos bautizarla así en este mismo acto, escribir un libro de autoayuda en unos años y llenarnos de plata(?) ) y puedo decir que es mucho más gratificante, efectivo y repetible😀

    Coincido con los comentarios anteriores, gran post.

  12. Pingback: DemandMedia compra EmergingCast y 2 emprendedores que dan que hablar | Gaston Bercun

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s